lunes, 30 de diciembre de 2013

El último Premio Nobel


Despertó mi curiosidad el comentario de dos de mis hijos sobre el libro de cuentos de la última Premio Nobel de Literatura. —Están bien escritos, pero son de interés para mujeres—, no dijeron de “chicas”, sino de “mujeres” y al interesarme por el comentario, ambos contestaron que los argumentos de los cuentos les eran totalmente ajenos, los dos estaban de acuerdo en que debían de interesar a mujeres de mediana edad. Dado que es mi caso, me interesó saber a que se referían cuando hablaban de “temas de mujeres” asociándolo a un terrible aburrimiento.

Debo decir que no había oído hablar de Alice Munro antes de la concesión del Premio, y que no tenía especial interés en leerla. Después de esto comencé con el libro de cuentos titulado “Mi vida querida” y efectivamente los cuentos están bien escritos. Carecen -a mi modo de ver- de originalidad alguna, pero están perfectamente estructurados y son pequeñas historias con principio, desarrollo y final, que en algunos casos es un tanto desconcertante. Y dicho esto, tenían razón mis hijos en que son terriblemente aburridos incluso para mi que sobrepaso un poco la mediana edad. No abandoné sin embargo la lectura esperando que el siguiente me gustase más, pero fue inútil incluso en los últimos cuentos que en el prólogo se anuncian como  autobiográficos, me parecieron faltos de interés literario o humano.  Reflexionando sobre lo injusto que es juzgar a un autor habiendo leído una sola obra, pensé en que habría pasado por ejemplo a un lector alemán que no conociese a Vargas Llosa -o mejor dicho, que no conociese su obra- y que al otorgarle el Nobel hubiese comprado “El sueño del celta”, pues probablemente hubiese opinado igual que yo sobre Alice Munro, y se habría quedado sin descubrir las enormes obras literarias que alguna vez ha escrito el peruano. Por eso, compré otra novela que hay disponible de la autora titulada “Demasiada felicidad ” y lo siento, pero me intereso tan poco -o menos- que los cuentos.


Al enterarse de la concesión del Premio, la oí decir que estaba muy sorprendida,  seguro que no estará mal decir que a mi me pasa lo mismo.