lunes, 22 de diciembre de 2014

Patrick Modiano, Premio Nobel de literatura en 2014


Nada más anunciar la Academia sueca la concesión del premio de literatura este año, fui a la librería a ver que tenían publicado de él  en ese momento, antes de que las ediciones apresuradas inmediatamente inundasen los estantes  para aprovechar el tirón. Encontré tres: “Calle de las Tiendas Oscuras”, “La Hierba de las Noches” y “ Un Pedigrí”,  “La trilogía de la ocupación” aun no estaba disponible.  Elegí  leer “Un Pedigrí” para empezar porque me gusto mucho la portada (lo confieso) , y la verdad es que acerté de pleno. “Un Pedigrí” es la obra de Modiano que te descubre las claves para entender y disfrutar el resto de sus novelas.

Según mi experiencia, hay autores extraordinarios cuyas obras son también excelsas individualmente, pero si se leen en el orden correcto (que no es casi nunca el cronológico de publicación) cobran un significado distinto y  se disfrutan de otra manera, desde luego mejor, porque estas en el secreto  de su gestación que es siempre el conocimiento de la  motivación que empuja al autor a escribir y sobre lo que escribir.  Por ejemplo  a Amos Oz: Si lo primero que lees de él, es "Una Historia de Amor y Oscuridad” todas las demás obras suyas, tanto la prosa como la poesía cobran un significado distinto, más profundo  y real.  Y ya que hablo de Amos Oz, creo que hace años que él debiera tener  el premio Nobel.

En el caso de Modiano, “Un Pedigrí”, que no es exactamente una novela, es aquello que ahora se denomina “auto-ficción”, y en ella hace un singular relato de su infancia y juventud. La singularidad está en la forma de escribir, en el estilo. Frases muy cortas como si fueran fotogramas con subtítulos que al pasar seguidos ante nuestros ojos nos dieran una visión fragmentada pero muy gráfica de los episodios relevantes de su vida. Es impresionante la habilidad narrativa de la que es capaz, pues no sigue ningún orden en la cronología de los acontecimientos, ni en la presentación de los personajes que constituyen su mundo, y sin embargo consigue del lector una comprensión absoluta . 

La existencia misma del autor se debe a las circunstancias que fueron posibles en un momento determinado que es en el tiempo y  en el París de la ocupación. Es allí donde  se conocen sus padres y donde transcurren sus primeros años de vida,  obviamente  es el escenario que marca su vida y sobre el que intenta conocer, desvelar todos los misterios.  A esa ciudad le conducen sus reflexiones literarias que dan lugar a  sus obras.

Modiano escribe de una forma muy particular y novedosa, estilo más que sobrio, casi telegráfico, casi sin usar adjetivos, pero escribe sobre emociones, que , aunque son intimas y verdaderamente personales,  consiguen hacerse universales y  provocan la empatía del lector. En ocasiones la emoción te hace perder el aliento. Transmite como una constante de su obra esa sensación de perdida y búsqueda  y sus personajes tienen siempre el mismo problema existencial, que es un espejo en el que vemos el problema del escritor.

 Aun me falta por leer "la Trilogía de la Ocupación ". Estoy segura que no me defraudara .

 El año pasado  la lectura de las dos novelas de Alice Munro  fue decepcionante. En cambio,  este año  creo que la concesión del premio ha recaído en un autor magnífico  cuya obra es literariamente interesante y desde luego  no resulta aburrida.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

La rubia de ojos negros , por Benjamín Black

Banville, vestido con el traje de Benjamín Black y a sugerencia de los herederos de Raymond Chandler, acepta el reto de resucitar a Philip Marlowe  y construye un relato cuyo protagonista no sólo es que exista previamente en la literatura, es que además tiene una encarnación física en la persona de Humphrey Bogart, que le dio vida de forma  inolvidable en el cine.

Creo que sólo un gran escritor puede salir tan bien parado de semejante hazaña, y desde luego él lo hace.


La capacidad creadora del autor está limitada por el carácter  del personaje cuya personalidad todos tenemos interiorizada como si se tratase de alguien real: sentimental, impertinente, cínico y tierno. Pero no sólo es esto,  el escenario donde se desenvuelve la acción es también una realidad literaria preexistente. Nadie puede situar a Marlowe fuera de Bay City. Y lo que desde luego es  inmutable es la localización temporal. Banville no tiene problema con esto pues su Doctor Quirque vive en los años cincuenta. Dentro de este marco tan estrecho tiene que construir una historia a medida, no sólo del protagonista, sino también de los secundarios. Clare Cavendish podría perfectamente haber nacido de la mente de Chandler. Es un experimento interesante y, a pesar de la humildad que supone que un autor ya consagrado haga un remake de un personaje absolutamente consolidado, los lectores de Banville-Benjamín Black reconocemos su personalísimo estilo  en cada pagina, por no decir en cada frase, lo que me hace pensar en una variación musical, por ejemplo las que hizo Chopin sobre el Don Juan de Mozart.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Vamos a calentar el sol por José de Vasconcelos

Hace muchos años leí  "Mi planta de naranja lima", de este mismo autor,  es un libro muy querido por mi, posee una belleza intemporal que no es frecuente en este tipo de relatos. El éxito editorial que alcanzó en su momento, se debe probablemente a la autenticidad y la frescura con las que está escrito , de sus páginas emana una suerte de ternura que emociona y ha sido capaz de elevarse y resistir el paso del tiempo, convirtiéndose en un clásico. Los relatos sobre niños cuya infancia se desarrolla en entornos difíciles, son a menudo excesivos y buscan provocar en el lector una suerte de encogimiento del corazón .  Supongo que para rentabilizar ese sentimiento, el autor años después publicó "Vamos a calentar el Sol", como una continuación del primer capítulo de la vida del protagonista Zezé.  La he leído este verano, creo que no se había publicado en España hasta ahora, y debo decir que a pesar de que me ha gustado reencontrarme con el personaje y tener información sobre sus progresos y su nueva vida. La nueva entrega no es ni una sombra de la primera, le falta todo lo que hacia especial a aquella, sobre todo la espontaneidad del personaje y la capacidad del autor de dotarle de vida propia.   

 En esta se adivina demasiado el deseo  de prolongar un éxito. El intento de  hacer  un culebrón de una obrita casi perfecta. Eso no me ha gustado. 


sábado, 11 de octubre de 2014

El Jilguero por Donna Tar

Las primeras  doscientas páginas se leen prácticamente de un tirón. El suceso, que es causa y origen de todo el resto de la trama, produce en el lector un shock que te impulsa a seguir leyendo. Más adelante el relato pierde ritmo y, a veces, la reiteración de las situaciones se hacen pesadas e inútiles, sobre todo en el periodo que se desarrolla en Las Vegas, pero esas descripciones, minuciosas y obsesivas, son parte de su estilo.

Es interesante la similitud que la novela pretende hacer con los grandes clásicos, en particular me recuerda a Oliver Twist.  El personaje protagonista que es solo un niño se enfrenta  a las circunstancias adversas en que le sitúa la perdida de su madre que le supone ser vapuleado de una manera cruel. Se  sumerge en un submundo de depravación y miseria moral y eso lo convierte en un superviviente. Cambiando el espacio físico, social y temporal, el argumento  en esencia es el mismo.

Aparecen en la novela todas las inquietudes que la autora observa en sus anteriores obras. En el principio, los personajes simétricos de la obra, Boris y Theo, colocados ambos en la misma tesitura, actúan al unísono, pero a partir de un momento cada uno de ellos tiene una evolución distinta, determinada  por una circunstancia casual que favorece a uno de ellos. Theo es acogido  por el dueño de un anticuario de Manhattan bajo cuya protección reconduce su vida. La adolescencias de Boris sin embargo se desenvuelve en  escenarios  hamposos que del mismo modo lo perfilan así.  Aquí  vemos de nuevo la tesis de Donna Tart sobre las consecuencias de la amoralidad absoluta de los personajes abandonados en la infancia, que se decanta hacia el bien o hacia el desastre, dependiendo de acontecimientos ajenos a su voluntad, haciéndonos notar que nuestras vidas dependen del azar de una manera inexorable.


Hay en esta novela, una cierta dificultad para la arquitectura de los encuentros  entre los personajes, en ocasiones son tan forzados que casi resultan increíbles, y por ultimo hay otra cosa que me llamo la atención en "El Secreto" y que la observo también en esta. Se refiere al reducido circulo vital en el que enmarca a sus personajes, se mueven todos en un pequeño universo de apenas diez o doce sujetos, aunque el desarrollo de la trama se prolongue en el tiempo y en el espacio físico. Es el mismo mensaje: la vida,  por larga que sea y aunque la vivamos en lugares distantes, siempre bascula entre unos pocos , a los que nos unen unos vínculos siempre establecidos en los primeros años de la vida.

jueves, 25 de septiembre de 2014

El libro de mi destino por Parinoush Saniee

Esta es una Novela testimonio, la autora bajo un personaje de ficción, relata en primera persona sus vivencias, las de una mujer de familia tradicional Iraní, en el periodo que va desde los años previos a la Revolución que derroco al Sha hasta nuestros días. La realidad de la vida cotidiana de las mujeres, que en aquel momento empezaba a occidentalizarse y donde era natural encontrar mujeres que elegían usar Chador o Hiyab, o simplemente no ir cubiertas.  El acceso a la educación, incluso la universitaria, era una aspiración razonable para ellas. No sólo en Teherán, la capital del país, sino también en ciudades secundarias esos nuevos aires se abrían paso. Claro que había tensión entre las nuevas costumbres y las que provenían de la parte más radical de la tradición religiosa islámica, que consideraba normal la relegación mas absoluta de la mujer negándoles incluso la libertad de elección de esposo.


La Protagonista, Masumeh, sufre personalmente todo lo que significo el retroceso  que supuso la llegada al poder de los Ayatollad. El amparo legal que ofreció a la sociedad, el radicalismo religioso que entregaba a padres y hermanos la capacidad de decisión sobre el destino de sus hijas, hermanas y madres.



Masumeh es víctima de todo esto. A lo largo del relato nos muestra como fue que una chica inteligente, con aspiraciones académicas y laborales que aspiraba a elegir el hombre con quien construir una vida, es sometida y obligada por su propia familia. El sometimiento no es pacífico, lo cual, la lleva a padecer crueldades incontables. La aceptación del matrimonio concertado  como único camino para abandonar la casa paterna, la conduce por una serie de penalidades, siempre relacionadas con las convulsiones políticas y religiosas que han golpeado a Irán los últimos 40 años.



Es un libro muy interesante y revelador a la hora de entender las condiciones sociales de la mujer en ese país. Resulta creíble por dos razones; la primera es que el libro ha estado prohibido durante muchísimo tiempo en el propio Irán y la segunda y más importante, es que la autora sigue viviendo allí.  En otro comentario   sobre un libro testimonio sobre Afganistán, sugerí, que quizás las distancia del autor, que vive en estados Unidos, desvirtúa la realidad con una visión a veces nostálgica y  siempre mas cómoda que la de un Autor que permanece en su tierra.