lunes, 28 de septiembre de 2015

Solo el tiempo lo dirá por Jeffrey Archer

Siempre me resultan entretenidos los libros de este autor y sin embargo este me ha decepcionado bastante. Al comienzo la historia logra enganchar al lector pero la realidad es que no tiene mucho de original. Que se lea fácilmente se debe a la destreza del narrador que es un maestro en contar historias aunque no siempre estas sean de especial relevancia.

Al final, siguiendo la estela de Ken Follet en su ultima obra,  pretende recorrer la historia del siglo veinte de la mano, en este caso, de un protagonista que es él mismo bajo nombre supuesto.


 Desde luego esta primera entrega(se anuncian dos más) es muy superficial y sobre todo  los capítulos finales son confusos y un poco fantasiosos. No tengo ningún interés en leer el siguiente episodio. Siento decirlo. Por otro lado el primer volumen de la trilogía de Follet, La Caída de los Gigantes, me gusto mucho y me apetecía que llegase el segundo, El Invierno del Mundo, que luego fue una decepción. Ni siquiera he comprado el último . 

martes, 8 de septiembre de 2015

Vientos de guerra por Herman Wouk

Es una trilogía publicada en 1971.  Utiliza una sencilla pero eficaz formula narrativa. A través de una familia  y de  sus diferentes miembros sitúa al lector en los preliminares de la Segunda Guerra Mundial. Siguiendo los destinos de cada uno de ellos recorremos los diversos escenarios y sucesos de ese tiempo y del resto de la guerra.

En los años setenta del siglo pasado, la filosofía de lo "políticamente correcto" aún no se había extendido globalmente como ocurre hoy. Por eso me llama mucho la atención la forma natural de tratar ciertos temas desde puntos de vista diferentes a los que históricamente hemos aceptado como intocables. Esto ofrece una visión realmente interesante y distinta de  muchos de los episodios claves en el desarrollo de la guerra como puede ser el punto de vista del bando alemán que acertadamente separa del resto de la narración, incorporándolo como una traducción del diario de un ficticio  general Von Roon.  La literatura no ha sido ajena a esta fortísima corriente que supone hablar de asuntos espinosos utilizando términos que a fuerza de ser ambiguos, poco claros y rotundos admitirían interpretaciones distintas y no ofendieran a nadie. Lo cual acaba por vaciar de contenido los conceptos y las ideas.

Es una obra larga, pero me ha encantado leerla, la recomiendo muchísimo. Desafortunadamente esta descatalogada, pero yo la conseguí fácilmente, recurriendo a "Amazon"

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Hombres sin mujeres por Harumi Murakami

Hace años intente leer Tokio Blues, era la primera vez que oía hablar de Murakami y las referencias eran muchas y buenas. He dicho que intente ya que no conseguí terminarla. No me intereso en absoluto, no entré nunca en la historia que me parecía del todo ajena. Toda la serie de personajes que poblaban sus paginas me parecieron impostados e irrelevantes, no sentí ninguna empatía hacia ellos y además me resultaba indiferente su problemática existencial, tanto fue así, que recuerdo llevarlo como única lectura en un largo viaje pero que me aburrió tanto que lo abandone a la mitad.

Después he seguido la aparición en la librerías de las sucesivas obras del autor, todas ellas con relativo éxito editorial, y sé que cuenta con seguidores incondicionales, entre los que tengo algunos amigos, pero yo no había vuelto a  empezar ninguna otra novela suya.

Hace un par de meses leí que había publicado un libro de relatos cortos, con un sugerente titulo " Hombres sin mujeres ". El hecho de que fueran cortos me animo a dar una segunda oportunidad a un autor que es reconocido como un gran escritor por muchos de mis críticos de referencia.  Quizás  el momento en el que aborde la lectura de Tokio Blues no fue el apropiado para esa obra (a veces pasa) así que empecé  este con curiosidad, intentado aparcar los prejuicios. Lamentablemente tampoco esta obra me ha gustado. Tengo la sensación de leer historias totalmente artificiosas e irreales pero sin la distancia precisa para ser metafóricas. Los personajes igualmente son irreales pero no tanto como para ser fantásticos.
No dudo de la calidad literaria de Murakami, pero este es un blog de opinión personal y la mía en este caso no es en absoluto favorable.