lunes, 17 de abril de 2017

Esperando a Míster Bojangles por Olivier Bourdeaut

No es fácil hacer una reseña de esta novela. No porque sea complicada de explicar o describir, lo complicado es calificarla. Es demasiado realista para ser una fábula y no tiene moraleja. Sin embargo, tampoco es lo suficientemente creíble para leerlo como una historia real. Al final, creo que hay que leerlo en una clave intermedia entre lo real de una historia de amor entre dos seres inútiles para la vida y el recuerdo sublimado de la historia que tiene el narrador, que no es ajeno a ella ya que es el hijo de los protagonistas.
Excepto tres capítulos en los que la voz narrativa es la de Georges, el padre o marido, el resto está a cargo del hijo de esta estrafalaria pareja. Al principio parece una historia frívola y superficial, llena de humor y de ternura con algún elemento del todo increíble como la existencia de esa "mascota", Doña Superflua, un ave zancuda que los acompaña en sus continuos cambios de casa y que participa de la vida familiar.

Poco a poco los hechos recordados empiezan a ser vistos desde la perspectiva real. La constatación clínica del desorden mental de su madre transforma lo que en su recuerdo eran divertidas extravagancias en episodios tristes a los que la otra parte, el padre, intenta explicar al niño con una mezcla de verdades interpretadas en clave de aventuras extraordinarias.

El final es triste, no podía ser de otro modo. Y yo no puedo evitar preocuparme por la pobre Doña Superflua después de toda esa tragedia. ¿La llevarían a un zoo?

No me ha disgustado leerlo, pero no es un tipo de obra que yo valore mucho.

domingo, 2 de abril de 2017

Toda pasión apagada por Vita Sackville-West

Esta novela, escrita en las primeras décadas del siglo XX por una de las mujeres pertenecientes al denominado Grupo de Bloomsbury, es una obra extraordinaria. Lo es en primer lugar porque la protagonista de la historia es una dama de ochenta y ocho años lo cual es verdaderamente inusual en la literatura. Los hechos se suceden en su presente. Desde el inicio, en el que Lady Slane acaba de quedarse viuda, hasta el final de la última página, la acción trascurre en tiempo real contando con algún flashback en la segunda parte donde, mirando al pasado, se revelan al lector ciertas claves para entender la trama. La obra también destaca porque lejos de ser nada más que un relato crítico de la sociedad inglesa de su tiempo, es un sutil alegato del anhelo de libertad que aún tiene una mujer anciana para recorrer el camino que le quede hasta la muerte.

Lady Slane no reniega de la elección que en su día hizo ni de la vida a que esa elección le ha deparado, llena de amor y de experiencias enriquecedoras. Sin embargo, con la muerte de su marido, y siendo todos sus hijos adultos e independientes, toma la decisión de cambiar su modo de vida y de alguna manera prescindir de cualquier atadura y convención a la que su anterior vida le obligaba, lo que incluye las relaciones familiares. En esta nueva vida se rodea un pequeño grupo de personas elegidas por ella por razones absolutamente personales y que solo obedecen al deseo de sentirse a gusto en su extraña compañía.

Es un placer leer una obra llena de inteligencia y sensibilidad. La belleza del alma de Lady  Slane  os acompañará durante tiempo.