jueves, 29 de enero de 2015

En la Orilla por Rafael Chirbes

No me resulta fácil escribir acerca de esta novela, porque tengo sobre ella , sentimientos encontrados, por una parte , valoro la calidad de la literatura de Chirbes, su estilo , y esa técnica narrativa tan difícil que consiste en recrear el razonamiento humano. Se aprecia lo complicado que es cuando utiliza la primera persona para recorrer el pensamiento desde la idea inicial a través de los desvíos que van surgiendo en el curso del desarrollo de la propia idea, de las imágenes que se cruzan y a las que sigue, para volver luego a rematar lo que empezó, o simplemente dejarlo en suspenso y pasar a otro tema.  Es complicado   describirlo, pero muchísimo más debe ser elaborar un relato de esta forma, para el lector es muy exigente pues  corres el riesgo de perder el hilo en cualquier momento si no estas absolutamente concentrado .


El problema esta en que leer "En la Orilla" sin hacer descansos, puede conducirte a una seria depresión. Es sin duda el más crudo retrato  que se ha escrito de la crisis por la que atraviesa nuestro país y nuestra sociedad. Para que resulte de un realismo hiriente, sitúa la acción en un paisaje muy concreto, la costa del Levante. Cronológicamente se sitúa en el epicentro absoluto de la crisis, las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria ya son evidentes y no hay marcha atrás. Las heridas que han dejado en la sociedad son tan profundas que nos trasladan a un tiempo que creíamos lejano, de odio y rencor entre hermanos, vecinos, padres e hijos. 

La visión que proyecta el punto de vista Chirbes es tan absolutamente  negativo y desolador que te arrastra en su oscuridad. No hay un solo personaje al que salve, ni un solo atisbo de ternura en ninguno de ellos. En algún momento puede parecer que atribuye cierta bondad y generosidad para luego destruirlos con más saña, si cabe.
Las únicas páginas que están escritas con una cierta dulzura son en las que hace una evocación del paisaje del pasado, en las horas de pesca o caza en la laguna  a la que finalmente vuelve.

En resumen pienso que esta novela es alta literatura. En mi opinión maravillosamente escrita. El autor posee una técnica esplendida y singular pero no puedo decir que haya pasado unas horas agradables leyéndola. Finalmente pienso que el objetivo  de esta  obra no es la diversión y estoy contenta de no compartir esa visión tan pesimista y amarga del ser humano.

lunes, 19 de enero de 2015

Leonardo Padura

Últimamente he leído varias novelas de Leonardo Padura, concretamente "Adiós a Hemingway", "La Máscara “y "La Neblina del Ayer". Las tres tienen como protagonista a Mario Conde, el primero policía y después detective privado. Me resisto a escribir sobre ellas  por separado porque mientras las leía, no podía alejar de  mi mente su maravillosa obra "El Hombre que Amaba a los Perros". Comentar cualquiera de sus  libros sin hablar primero de este me parece incompleto e injusto para el que quiera iniciarse en la obra de Padura.

Me dan envidia, los que no han leído ese libro porque es un auténtico placer adentrarse en su literatura empezando por esta novela. La serie de novela negra tiene la calidad esperada de un escritor que usa el idioma de forma tan perfecta y con tanta belleza. Pero quizás el lector se queda con una impresión menos exacta de la profundidad literaria, en el amplio sentido de la palabra, de este autor. En mi opinión, es uno de los mejores escritores en nuestro idioma, esto puede parecer una exageración, ya que tampoco es tan conocido, pero esto quizá se debe a  sus circunstancias personales: él nunca ha dejado de vivir en la Habana y las restricciones que regían hasta hace apenas unos años en su país han podido dificultar la promoción de su obra.

Yo escribo este blog, para compartir información sobre literatura, a veces  he descubierto libros maravillosos por recomendación  de gente con quien suelo intercambiar noticias y opiniones. Libros los que nunca había oído hablar, porque o no son nuevos, por lo tanto no tienen promoción publicitaria, o simplemente no están el ultimo circuito comercial. Me encantaría que esta entrada sirviese para que alguno de mis posibles seguidores lea "El Hombre que Amaba a los Perros". Seguro que no le defraudará.