martes, 25 de febrero de 2014

Billie por Anna Gavalda, Estupor y temblores por Amelie Nothomb y Los privilegios por Jonathan Dee

Billie  por Anna Gavalda

Una reescritura de una historia mil veces contada, dos inadaptados se encuentran y  los dos construyen un vínculo que les salva una y otra vez, frente a todo el resto. Tejen desde la nada una red emocional que recompone las inmensas carencias con las que han crecido, y desde la adolescencia se tienen el uno al otro como único espacio de refugio, apoyo y referente.

Esta es la sustancia y lo que cambia son los ingredientes que la materializan, situándola en la sociedad contemporánea. En el escenario de la Francia actual, en el espacio rural en el que empieza esta historia, dentro de la escuela conviven chicos de familias situadas en la marginalidad más profunda con otros provenientes de rancias familias. Las segundas, en muchos casos, se estructuran en torno a principios tradicionales, no han evolucionado en absoluto y no aceptan la nueva realidad social, refugiándose en movimientos ideológicos extremos y trasnochados. Producto de una y otra son los protagonistas de esta novela.



La autora a la que he seguido bastante, derrocha positividad  y optimismo en sus obras, nunca se regodea en las miserias por las que pasan sus personajes relatándolas con habilidad para provocar la empatía del lector pero sin descender a detalles excesivamente realistas, lo que hace que  sea una lectura amable. Siempre deja abiertas las puertas de la esperanza en los finales felices. A mi personalmente me gusta leerla, creo que esta no es de sus mejores novelas, me gusto mucho  “Juntos nada más” y “El consuelo “, aun así he pasado un buen rato leyendo esta.




Estupor y temblores por Amelie Nothomb

Es una novelita divertida, corta y superficial, está bien escrita, de una forma ligera y sin pretensiones. La autora hace un retrato escueto y preciso de lo que parece que fue  su experiencia laboral en una gran empresa japonesa. El solo hecho de tratar en clave de humor semejante “martirio” es ya algo muy inteligente y positivo. Creo que esta autora esta arrasando en Francia, esta es la única obra que yo conozco de ella por el momento y no me parece más que mediana. Lo que más me gusta  es el titulo “Estupor y temblores “ que por lo visto es lo que el protocolo  dice textualmente que debe sentir un japonés al saludar a su emperador. Tiene gracia porque es estupor y temblores, exactamente lo que provoca pensar las condiciones laborales que soportan las mujeres en las empresas niponas.






Los privilegios por Jonathan Dee

Esta obra, en cambio, a pesar de que venía recomendada, no me ha gustado. Probablemente la principal razón sea que la leí inmediatamente después de “Stoner”, que como dije en la entrada que escribí sobre ella, me parece una obra maestra. Y claro, las carencias se hacen mas notables empezando por la absoluta falta de relieve de los personajes que son iguales  durante todo el tiempo que dura la narración, que es una vida. Para seguir con que no son más que estereotipos de una sociedad (la neoyorquina) pero de alguna manera sublimados y dotados de una perfección moral, física, etc. que resulta bastante falsa.


Si analizamos el espacio en el que habitan los personajes, lo que yo suelo llamar la atmosfera de una novela, es igualmente artificial, son escenarios ideales donde pasan cosas tan predecibles que resultan completamente aburridas, quizás pudieran ser consideradas como  escenas costumbristas, sino fuera porque la manera de vivir de esos pocos es tan limitada en cuanto a cantidad que no resulta significativa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario