lunes, 22 de diciembre de 2014

Patrick Modiano, Premio Nobel de literatura en 2014


Nada más anunciar la Academia sueca la concesión del premio de literatura este año, fui a la librería a ver que tenían publicado de él  en ese momento, antes de que las ediciones apresuradas inmediatamente inundasen los estantes  para aprovechar el tirón. Encontré tres: “Calle de las Tiendas Oscuras”, “La Hierba de las Noches” y “ Un Pedigrí”,  “La trilogía de la ocupación” aun no estaba disponible.  Elegí  leer “Un Pedigrí” para empezar porque me gusto mucho la portada (lo confieso) , y la verdad es que acerté de pleno. “Un Pedigrí” es la obra de Modiano que te descubre las claves para entender y disfrutar el resto de sus novelas.

Según mi experiencia, hay autores extraordinarios cuyas obras son también excelsas individualmente, pero si se leen en el orden correcto (que no es casi nunca el cronológico de publicación) cobran un significado distinto y  se disfrutan de otra manera, desde luego mejor, porque estas en el secreto  de su gestación que es siempre el conocimiento de la  motivación que empuja al autor a escribir y sobre lo que escribir.  Por ejemplo  a Amos Oz: Si lo primero que lees de él, es "Una Historia de Amor y Oscuridad” todas las demás obras suyas, tanto la prosa como la poesía cobran un significado distinto, más profundo  y real.  Y ya que hablo de Amos Oz, creo que hace años que él debiera tener  el premio Nobel.

En el caso de Modiano, “Un Pedigrí”, que no es exactamente una novela, es aquello que ahora se denomina “auto-ficción”, y en ella hace un singular relato de su infancia y juventud. La singularidad está en la forma de escribir, en el estilo. Frases muy cortas como si fueran fotogramas con subtítulos que al pasar seguidos ante nuestros ojos nos dieran una visión fragmentada pero muy gráfica de los episodios relevantes de su vida. Es impresionante la habilidad narrativa de la que es capaz, pues no sigue ningún orden en la cronología de los acontecimientos, ni en la presentación de los personajes que constituyen su mundo, y sin embargo consigue del lector una comprensión absoluta . 

La existencia misma del autor se debe a las circunstancias que fueron posibles en un momento determinado que es en el tiempo y  en el París de la ocupación. Es allí donde  se conocen sus padres y donde transcurren sus primeros años de vida,  obviamente  es el escenario que marca su vida y sobre el que intenta conocer, desvelar todos los misterios.  A esa ciudad le conducen sus reflexiones literarias que dan lugar a  sus obras.

Modiano escribe de una forma muy particular y novedosa, estilo más que sobrio, casi telegráfico, casi sin usar adjetivos, pero escribe sobre emociones, que , aunque son intimas y verdaderamente personales,  consiguen hacerse universales y  provocan la empatía del lector. En ocasiones la emoción te hace perder el aliento. Transmite como una constante de su obra esa sensación de perdida y búsqueda  y sus personajes tienen siempre el mismo problema existencial, que es un espejo en el que vemos el problema del escritor.

 Aun me falta por leer "la Trilogía de la Ocupación ". Estoy segura que no me defraudara .

 El año pasado  la lectura de las dos novelas de Alice Munro  fue decepcionante. En cambio,  este año  creo que la concesión del premio ha recaído en un autor magnífico  cuya obra es literariamente interesante y desde luego  no resulta aburrida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario