domingo, 20 de octubre de 2013

Una pequeña joya

La librería ambulante por Christopher Morlay

 Acabo de terminarlo, y como me dijo quien me lo regalo, cuando pasas la última página y cierras el libro, te descubres sonriendo. Por eso voy a escribir para recomendarlo.
 Es un cuento delicioso,y maravillosamente bien escrito, y es especial para los que amamos los libros, además de la literatura.

  La historia va de un viaje , una aventura en la que se embarca esta extraña pareja, a fin de hacer llegar a los granjeros diseminados por el territorio de La América rural,_no sólo los libros que transportan en su vagón , sino algo mucho más importante, contagiar el entusiasmo por leer historias y practicar el arte de encontrar el libro justo para la persona indicada, y despertar en ella la inquietud que la llevara a seguir leyendo.

Los diálogos que entablan durante el trayecto, están plagados de reflexiones magníficas acerca de que significa la literatura, los libros, como consuelo de la soledad,y también como parte activa en la búsqueda de la felicidad cotidiana,o como cambia una sociedad que lee . Las preguntas que se hacen el uno al otro acerca de sus preferencias o de la cualidad que ha de tener un libro para ser un "buen libro ", nos hacen interrogarnos a nosotros mismos sobre las nuestras.

Era complicado transitar  con una caravana tirada por un caballo por los preciosos bosques de Nueva Inglaterra , bajo la lluvia o el frío, disfrutar los atardeceres rojos de octubre sí, pero también afrontar las largas y solitarias noches y la incomprensión, aunque cada poco recibían la recompensa de lograr romper las barreras y enamorar a alguien más de los libros.

Se me ocurre que hoy que tenemos todo al alcance de la mano, resulta  igual de difícil  o más quizás, ganar adeptos para la causa de la literatura.

¡No os arrepentiréis!