lunes, 5 de mayo de 2014

El secreto por Donna Tart

El secreto es una novela, pero esta descripción es imprecisa e insuficiente para calificar esta obra, la autora utiliza el soporte de una historia de ficción para desarrollar una tesis o una teoría. En una primera reflexión, pensé que el tema sobre el que teoriza es la ausencia de conciencia, la banalización del mal en palabras de Hannah Arent.  Muchos pensadores del siglo xx han tratado este tema sobre todo para explicar o tratar de entender como personas que parecían normales, que tenían una formación  intelectual diversa pero generalmente mucho mas que elemental, que incluso habían crecido con cierta orientación religiosa, asistieron impasibles al horror que cometieron los Nazis con los judíos. Era preciso haber perdido la conciencia, entendida como noción del bien y del mal, cuando tu vecino de escalera, el violinista que formaba orquesta contigo o el médico en el que depositabas la confianza para ser curado, eran despojados de todo, marcados y  encerrados para finalmente desaparecer. En eso consiste la  manipulación de las conciencias individuales por parte de un determinado sistema o de determinados líderes. Esto ha sido objeto de tratados sin fin desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días.  Donna tart en "El secreto", se sitúa en un espacio y un tiempo diferente, lo lleva todo a una dimensión mas pequeña, menos colectiva. Sostiene que basta con que se den unas determinadas circunstancias para que unos determinados individuos puedan ser manipulados hasta el punto de perder la noción y la conciencia del mal.  Aquí viene la segunda parte de su tesis,  el mal que se causa produce efectos sobre los individuos que lo cometen independientemente de que al hacerlo no sintieran que estaban realizando un acto malvado y ese Mal objetivo va minando sus almas. Actuando como un tumor que en un principio es una sola célula maligna y se va haciendo más y más grande y acaba por afectar a todo su ser, a su esencia, sin que pueda ser controlado. Destruyéndolos. 

La autora sitúa en una Universidad media americana, a un grupo de jóvenes a los que une el interés por Estudiar Griego, algo extravagante, pero posible . La elección del escenario es acertada porque es muy probable que personajes de tan diferente estrato social, familiar y hasta geográfico confluyan en una institución de esta clase. Todos ellos se agrupan alrededor del Maestro quien por otra parte parece elegirlos a ellos y entonces comienza el juego de dependencias de unos sobre otros. Estos juegos son de diversa índole y tienen distinta intensidad. Como en todo grupo aislado se da una progresiva  asunción, por parte de uno del grupo, del papel de líder manipulando y utilizando al resto. En este punto del comentario debo señalar que creo que la autora tenia reservado este papel al profesor en torno a quien ellos se han reunido pero no consigue que crezca como tal y va perdiendo entidad (como personaje) dejando que se desarrolle el que finalmente ejerce ese extraño y perverso liderazgo. Esto es la consecuencia de una larguísima extensión en el proceso creativo de la obra, durante el cual, simplemente hay personajes que se vacían.

La presentación de los personajes  se produce casi sin ninguna información acerca de su pasado. Excepto el narrador, a quien nos muestra desde un tiempo anterior al comienzo del núcleo de la historia, todo el resto del grupo son nombrados y poco a poco los va coloreando adquiriendo una presencia concreta. Es el propio lector el que tiene que sacar las conclusiones con lo que conoce de ellos, que es poco, y cuando reflexionas sobre lo que tenían en común te das cuenta que la autora se ha encargado de que sepamos que todo el grupo menos uno (esto no es indiferente) han tenido una infancia y adolescencia fuera de una estructura familiar. Han crecido sin la protección ni el amor de unos padres. No me gustaría interpretar por vosotros esta obra, pero creo que es posible que se acercaran a su maestro buscando un referente y sus expectativas inconscientes no fueron satisfechas lo que les hizo buscar entre ellos al guía.


La verdad es que es una obra extraordinaria, he disfrutado muchísimo leyéndola y pensado acerca de ella. Se que la autora acaba de publicar su tercera obra “El Jilguero” estoy segura de que me encantara también pero esperare un tiempo. "El secreto“ es una lectura muy exigente y después de ella hay que entretenerse con algo mas ligero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario