domingo, 21 de septiembre de 2014

Nos vemos allá arriba por Pierre Lemaitre.

Al menos dos personas me han comentado que no lograron pasar de las 100 primeras páginas por la crudeza de las descripciones y la plasticidad con la que se narran las escenas en la batalla o el sórdido ambiente hospitalario. Pero os aseguro que merece la pena haberlo hecho. Esta es una muy buena novela, entretenida, bien planteado el argumento, desarrollado con destreza y con un desenlace aceptable.

Siempre he sostenido que en el mundo de la literatura, o mejor dicho en el mundo editorial hay modas, y así como hay años en los que proliferan las novelas épicas, en el siguiente son las de ciencia ficción, "el mundo vampiro", etc.  Este es un hecho fácilmente constatable, que supongo que obedece al deseo de seguir la estela de ciertos éxitos y también por aprovechar de alguna manera el tirón publicitario que aportan los aniversarios y conmemoraciones de hechos históricos.


Este año se cumple un siglo del comienzo de la Gran Guerra, o como se ha llamado después, la Primera Guerra Mundial, y con ese motivo proliferan la publicación de obras situadas en ese contexto histórico. Con esto quiero decir que la obra aquí comentada es una novela cuya trama sucede en un escenario bélico. Con cambios y retoques superficiales, podría ocurrir en prácticamente cualquiera de las guerras del pasado. Situarla en  la guerra del 14 la coloca en la pasarela de la moda editorial y así es mas fácil acceder a premios tan prestigiosos como el Goncourt. No quiero decir que la novela no sea buena, pero hay detalles que chocan en ella, como por ejemplo la forma en que se expresan los personajes, resulta anacrónica, es decir, el lenguaje que emplean es mucho mas contemporáneo y me refiero sobre todo a la diferente modulación en el uso del lenguaje, según los interlocutores sean unos u otros, que en las palabras concretas. En un principio pensé que podía ser la traducción, pero he llegado a la conclusión de que no es así. 


Los personajes están dibujados al servicio de la historia, y resultan creíbles y veraces pero no hay una construcción psicológica notable. Por ultimo, he leído reseñas que la encuadran en el género de Novela histórica pero yo por el contrario pienso que la contextualización  es absolutamente irrelevante en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario