domingo, 12 de febrero de 2017

Breviario de saberes inútiles por Simón Leys

“En todos los campos de la actividad humana, el talento inspirado es una ofensa insoportable a la mediocridad. Si esto es cierto en el reino de la estética, en el de la ética lo es todavía más. La belleza moral parece exasperar más que la belleza artística a nuestra patética especie. La necesidad de rebajar a nuestro miserable nivel, de desfigurar, de ridiculizar y desacreditar cualquier esplendor que se eleve por encima de nosotros, probablemente sea el impulso más deplorable de la naturaleza humana."

Quizás nunca lo hubiera leído si en vez de este título (un tanto sorprendente y divertido) se hubiese llamado  Ensayos sobre sabiduría  en China y literatura Occidental, que es el epígrafe que figura a continuación en la portada.

Resulta que esta es la primera señal de la inteligencia del autor,  de la que a lo largo del libro nos regala abundantemente. Me gustó la broma y me animó a engordar mis saberes, que desde luego son bastante inútiles. 

La elección de situar en la primera parte el Ensayo sobre el Quijote supongo que será una decisión editorial para la  edición en castellano pues no me parece de lo mejor del libro  aunque ya  adelanta la excelencia y la calidad  de los textos.

Fue con el segundo de la primera parte, Un imperio de fealdad con el que me enganche definitivamente y que acaba con la cita que no me he resistido a poner al principio de la entrada 

Los que se incluyen en la parte segunda sobre literatura son geniales; tanto los dedicados a los autores como los que dedica a las obras. Están escritos sin ninguna solemnidad pero muchísimo conocimiento y, desde luego, con una clara voluntad de ser independiente de los criterios establecidos hacia los escritores situados "fuera de toda crítica" por las corrientes de lo políticamente correcto que, como no podía ser de otra forma, también se han instalado en la expresión de opiniones sobre literatura y más aún sobre los escritores. 

He aprendido muchísimo, cosas inútiles eso sí. Pero me ha interesado mucho y me ratifica en lo que vengo pensando últimamente que es que la obra casi siempre supera al creador y que eso es parte del milagro de la creación artística. Desde mi inmenso amor por la literatura y la profunda admiración que me produce la capacidad para contar historias y crear universos de horizontes infinitos con el instrumento íntimo de la propia imaginación, tiendo a sublimar a las personas que lo hacen y probablemente sea un error.

Especialmente interesantes son los dos ensayos que tratan de la traducción, te hacen reflexionar mucho sobre el trabajo que significa traducir y sobre lo que se pierde por el camino y lo que a veces se gana. También algo más que comparto absolutamente es que traducir poesía es una aspiración vana porque la poesía necesita del sentido y de la música de las palabras y es imposible trasladar ambos de una forma ni siquiera aproximada.

La parte dedicada a China es increíblemente didáctica y esclarecedora de la cultura, de la literatura y del alma de los chinos. Después de leer estos ensayos la perspectiva del viajero cambia de manera absolutamente radical. Y despierta la curiosidad en alguien como yo a quien el mundo oriental le resulta bastante ajeno.

En cada uno de los capítulos he señalado libros que no conocía, de autores que en algunos casos había leído y en otros aun conociéndolos no he sabido por dónde empezar o qué elegir de entre sus obras. A los lectores como yo, que hemos leído siempre sin un criterio científico, muchas veces nos falta conocimiento para escoger otra obra que no sea la más conocida de los autores consagrados.  Este libro nos puede ayudar porque la experiencia y la enorme erudición del Leys, unidos a su actitud vital que explica que para él, leer es un placer en todo caso aunque lo que lea no colme sus expectativas, es una garantía.

Ha sido una gran suerte seguir la recomendación y leer este libro. Va a ocupar un sitio entre los libros que nunca podré tener lejos porque en el encontraré un abanico enorme de posibilidades de aumentar mis inútiles saberes


No hay comentarios:

Publicar un comentario